Page 107 - Inicio Ciencia Nuclear
P. 107

En los trabajos anteriormente citados aparecen tanto los de la Sección de Física Experimental como los de la de Cálculo de Reactores. aunque la sección que dirigía Ortiz Fornaguera se denominaba Física Teórica y Cál- culo de Reactores, en realidad no se hacía física teórica propiamente dicha, sino cálculo teórico de reactores con aplicación para el diseño de los mismos, en concre- to sobre coe cientes característicos relacionados con factores de moderación. Sobre este aspecto, las prin- cipales contribuciones las realizaron Ortiz Fornaguera, en colaboración con Carbó e Iglesias, y García Fité, que como ya hemos visto presentaron sus resultados en el congreso de Michigan de 1954 \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Ortiz Fornaguera et. al., 1954; García Fité, 1954a\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\]. Fité además extendió el análi- sis en su tesis doctoral y sobre teoría de perturbaciones \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[García Fité, 1954b, 1958\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\].
Respecto a la comunicación de Ortiz, Carbó e Iglesias, disponemos de la correspondencia entre los dos pri- meros sobre el progreso de la misma, ya que enton- ces Ortiz estaba en Göttingen y la parte principal del artículo, respecto de los cálculos teóricos, la desarrolló allí. Del análisis de la misma se deducen dos aspectos interesantes: por un lado el trabajo frenético que tuvie- ron que desarrollar para poder llegar a resultados con- vincentes, con correcciones de cálculos y envío de los mismos por correo postal; por otro el uso de las calcula- doras electromecánicas para desarrollar los cálculos. la ejecución puramente mecánica la realizaban personas especí camente contratadas para tal  n, todas muje- res, según los cálculos e instrucciones realizados por los autores del trabajo. Recordemos que faltarían seis años para disponer de una computadora \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Soler, 2015\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\].
la física teórica propiamente dicha, que se denomina- ba en la JEN Física Teórica Fundamental, se empezó a realizar de forma escasa en la División de Física Expe- rimental a cargo exclusivamente de luis María Garrido arilla. Garrido entró en la JEN en junio de 1957 como colaborador de la división dirigida entonces por Sán- chez del Río, pero solo permaneció hasta septiembre de 1959, al obtener la cátedra de Física Matemática por la universidad de Zaragoza. Presentó la teoría debida a lee y Yang sobre la no conservación de la paridad en
las interacciones débiles \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Garrido, 1957a\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\]. En realidad no es una aportación original, sino una introducción a este fundamental principio relativo a las interacciones nucleares, que tuvo su eco en la prensa española de la época. También trabajó sobre la teoría cuántica de cam- pos \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Garrido, 1957a\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\] al plantear el problema del acopla- miento de los nucleones con piones y mesones que no pueden explicarse por la interacción débil, y que hace que la estructura del núcleo siga siendo un enigma, y para solucionar este hay que considerar la interacción fuerte con unas ecuaciones que sean relativísticamente covariantes. Este trabajo lo continuó en su tesis docto- ral \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Garrido, 1957b\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\] que resumió en dos artículos sobre la propagación de los campos asociados a los nucleo- nes y mesones, planteando una ecuaciones que son formalmente equivalentes a las de Richard Feymann de la electrodinámica cuántica y donde desarrolló ideas ex- puestas por Julian Schwinger en unas conferencias im- partidas en Harvard y en el MIT todavía inéditas sobre la teoría cuántica relativista de campos \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Garrido, 1958a, 1958b\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\]. Estas aproximaciones de Garrido continuaron con el desarrollo de un método para obtener una so- lución aproximada de la ecuación de propagación de los nucleones según la teoría de campos asociada a la interacción con acoplamiento fuerte al campo \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Garrido, 1958c\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\].
Merece reseñarse que, a partir de 1960, un trabajo fun- damental sobre cálculo de reactores fue el del cálculo numérico y programación con el ordenador adquirido y que se instaló en ese año. Con esto se dio inicio a una nueva disciplina en España, como fue el de los métodos numéricos para cálculo de reactores y la programación informática asociada. antes, Tomás Iglesias dirigió una importante labor en torno a cálculo numérico usando reglas de cálculo y calculadoras electromecánicas, ha- ciendo uso de tablas de funciones que habían desarro- llado los matemáticos del proyecto Manhattan.
Por último, en cuanto a las tesis doctorales en el área de física, hasta 1958 se realizaron cinco en física ex- perimental y una en teórica, todas se presentaron por la universidad Central de Madrid, aunque algunas se
105




























































































   105   106   107   108   109