Page 111 - Inicio Ciencia Nuclear
P. 111

asociada al New York Times en la que se destacaban las
“grandes reservas de una materia radioactiva, que se cree sea uranio” encontradas en el Noroeste de España137. Más tarde, en 1954, también la norteamericana Vitro Corporation of America se ofreció para colaborar en la explotación del uranio, pero se declinó la oferta138.
Evidentemente, todo lo indicado anteriormente estuvo posteriormente asociado con el segundo factor del que hablábamos antes, el programa “Átomos para la Paz”, que implicó acuerdos bilaterales entre Estados unidos y varios países desde  nales de 1954 para ayuda  nan- ciera y técnica con el objeto de construir reactores ex- perimentales de investigación. lógicamente esta ayuda estaba también enfocada para bene cio de la propia industria nuclear privada norteamericana, representa- da por empresas como Westinghouse y General Electric, entre otras.
El plan de ayuda americana no pasó desapercibido en- tre las autoridades españolas y los directivos de la JEN. Y aquí jugó un importante papel José María de areilza, embajador de España en Washington, como se deduce de la correspondencia que mantuvo con Otero Navas- cués. Efectivamente, Otero no tardó en reaccionar ante el plan norteamericano, informando en diciembre de 1954 a areilza de las actividades de la JEN y la importan- cia de las mismas, para concluir sobre el interés de que España participase en dicho plan139.
areilza le contestó, indicándole que ya estaba efec- tuando contactos en este sentido, y que lo que te- nía mayor interés para España era una resolución del congreso norteamericano por la cual se permitía establecer acuerdos bilaterales con terceros países para construir reactores nucleares experimentales,
137 O cina de Información Diplomática, Madrid, 7 enero de 1950. archivo FNFF, documento 12462.
138 Cartas varias entre el Director General de Política Exterior y la Embajada de España en Washington, en mayo 1954, aGa MaE. 82/9713, legajo R3581,expediente 22.
139 Carta de Otero Navascués al Embajador de España en Washington, 2 diciembre 1954. aGa Industria 71/8471.
enfocados a la investigación. Decía areilza respecto a la resolución norteamericana:
(...) permite a esta nación establecer acuerdos bilatera- les con países a  n de promover y llevar a término pro- yectos de construcción de reactores nucleares con  nes pací cos. La ley es muy amplia y permite que se lleven a cabo esos proyectos dentro de un variado campo de fórmulas y sistemas de cooperación. Esa ley prevé que, a propuesta de la Comisión de Energía Atómica, pueda sancionar el Jefe del Estado esos tratados bilaterales, sin necesidad de pedir su aprobación al parlamento. En la práctica no se ha llevado a capo todavía ninguno de esos tratados bilaterales. Pero yo entiendo que ese es el cuadro legal a que podría ajustarse el acuerdo even- tual que se realice con España140.
En de nitiva, todo ello condujo a una serie de nego- ciaciones entre las respectivas autoridades de am- bos países, que culminaron en julio de 1955 con un acuerdo de colaboración en el que la norteamericana aEC (Atomic Energy Commission) estaba dispuesta a desembolsar hasta 350.000$ para la adquisición del reactor141. El acuerdo incluía el futuro intercambio de información sobre proyectos y construcción de re- actores experimentales y su uso para investigación, aspectos de seguridad y protección, incluidos los sa- nitarios, así como sobre uso de isótopos radiactivos para investigaciones físicas, biológicas y médicas142. Otro aspecto fundamental fue la delimitación del acuerdo a usos exclusivamente civiles y pací cos, no ya solo del reactor, sino de las investigaciones que con él se llevaran a cabo, como consecuencia de una indica- ción previa que decía:
140 Carta de José María areilza a Otero Navascués, 7 dic 1954, aGa Industria 71/8471, también en archivo FNFF, doc. 416.
141 acuerdo de colaboración entre el Gobierno de España y el de Estados unidos sobre usos civiles de la Energía atómica, 19 julio 1955. aGa-MaE 82/11276, legajo 4276 expediente 12.
142 Sobre todo este asunto véase Romero y Sánchez Ron (2001, p. 127-135).
109




















































































   109   110   111   112   113