Page 128 - Inicio Ciencia Nuclear
P. 128

126
Creemos que en estas palabras puede estar una de las claves de los problemas de la recuperación de los apa- ratos para que Duperier pudiera investigar, es decir su apuesta clara por la universidad como motor de la in- vestigación, al igual que el caso de Ortiz Fornaguera, y que estaba en contra con la corriente dominante en esos años en España.
Duperier, siendo un cientí co experimental, no pudo seguir investigando en España en el campo de su es- pecialidad, se limitó a impartir un curso de doctorado sobre radiación cósmica y a profundizar en aspectos teóricos, presentando una comunicación en 1958 en un congreso en Edimburgo sobre técnicas de cálculo aso- ciadas a interacciones de partículas y a publicar un resu- men de sus descubrimientos, realizados en Inglaterra, sobre los efectos de los rayos cósmicos a nivel del mar.
Sea como fuere, la realidad es que Otero se preocupó a lo largo de toda su trayectoria en la JEN porque esta albergase toda la investigación en torno a lo nuclear159, y también por situar a cientí cos destacados de la Junta en las cátedras relacionadas, bien es cierto que todos ellos se merecían ganarlas por sus méritos cientí cos. Realmente, en estas cátedras no se incentivaba la in- vestigación, lo que como mínimo se deduce de las res- pectivas memorias de las asignaturas que presentaron para las oposiciones. Por otro lado, el tema de los rayos cósmicos no era del interés de Otero, porque aunque estuviera relacionado con lo nuclear se escapaba del concepto de ciencia aplicada que defendía. además, en un aspecto en el que la radiación cósmica podría te- ner una mayor relación, como era el de las emulsiones nucleares, ya contaba con un prestigioso grupo, el de Valencia dirigido por Catalá. Y aquí es donde llegamos al tercer caso de los que indicamos inicialmente.
159 Este planteamiento de Otero no era por motivos ideológicos, sino porque él creía que era lo mejor para el desarrollo nuclear, lo que perjudicó a la ciencia española, probablemente sin ser él mismo consciente, por la marginación que implicó hacia la universidad. Probablemente terceras personas, en las que sí pesaba lo ideológico, se aprovecharon de la postura de Otero para in uir en casos concretos.
aunque los miembros del grupo de Valencia surgieron de la universidad, la investigación era ajena a su con- trato como profesores (algunos ni tenían contrato), y tuvieron que buscar el paraguas  nanciero de la JEN para llevarla a cabo, apoyo que fue muy inestable con el tiempo, como vimos en el capítulo dedicado al con- texto de la ciencia española. De hecho todos  guraban como becarios de la JEN, lo que permitió a algunos que no  guraban como profesores tener una mínima asig- nación, pero claramente insu ciente. Vimos en el capí- tulo quinto como Catalá se quejaba de la inestabilidad del grupo porque varios se marchaban al aprobar opo- siciones en otras universidades. Problema que estaba relacionado con el de que la universidad de Valencia no tuviera una sección de física, lo que es síntoma también de las carencias de esos años.
Cátedra de Física Atómica y Nuclear (Carlos Sánchez del Río) 160
En las oposiciones a la Cátedra de Física atómica y Nu- clear de la universidad de Madrid celebradas en 1953, el tribunal propuso un programa para los exámenes que incluía, entre otros, los siguientes temas directamente relacionados con la física nuclear.
Fundamentos de teoría atómica; partículas elementa- les; números cuánticos; Efecto Zeeman; interacción de los rayos X con la materia; mesones pi y mu; interaccio- nes nucleares debido a radiación cósmica; desintegra- ción beta; fotodesintegración del núcleo;  sión nuclear; teoría de reactores nucleares; niveles nucleares; corre- laciones angulares en las reacciones nucleares; fuerzas nucleares en los núcleos ligeros; espectroscopia de neutrones; aceleradores lineales; teoría de los tubos contadores.
160 Decreto de 21 de julio de 1950 por el que se crea en la Facultad de Ciencias de Madrid la cátedra de “Física atómica y nuclear”, BOE de 01/08/1950. Orden de 26 de enero de 1954 por la que se crea en la Facultad de Ciencias de la universidad de Madrid una plaza de Profesor adjunto para la cátedra de “Física atómica y Nuclear”, BOE 17/03/1954. Expediente de Oposiciones a Cátedra Física atómica y Experimental, universidad de Madrid, 1953 (aGa- Educación 31/5713).
SOCIEDAD NUCLEAR ESPAÑOLA
























































































   126   127   128   129   130