Page 15 - Inicio Ciencia Nuclear
P. 15

(Organismo Internacional de Energía atómica, IaEa en inglés) el mismo año, o la instalación de la primera computadora en 1960, que fueron hitos importantes. Pero consideramos que el hito fundamental que mar- ca un antes y un después en los desarrollos cientí cos de la JEN fue la puesta en servicio del reactor, porque permitió iniciar las investigaciones más signi cativas en relación con la tecnología nuclear.
Insistimos en la di cultad de establecer una fecha concreta a nivel global, pero la propuesta coincide aquí con la indicada por otro historiador2. además, en el mismo año de 1958 coincide también la fecha en la que se produce la consolidación internacional del grupo de física nuclear y fotocorpuscular de Valencia, uno de los protagonistas importantes de esta historia, formado en torno a miembros de la universidad de Valencia.
En menor medida, también habría que considerar el aspecto de las publicaciones de la JEN, por un lado su órgano de expresión pública, la revista Energía Nu- clear (con contendidos de divulgación avanzada y que servía de muestra, de cara a la opinión pública, de la evolución de los trabajos de la Junta) y por otro los In- formes JEN, a modo de publicación interna que ya sí se podían considerar trabajos cientí cos. los primeros informes datan de 1956 y la revista comenzó su anda- dura en 1957.
En relación con posibles temas para analizar dentro de lo que hemos considerado primeros desarrollos, hay que recordar que hubo estudios sobre la posibilidad de disponer de bombas nucleares, diseñadas y cons- truidas en España. Esto era una lógica consecuencia del interés compartido por todos los gobiernos en co- nocer la aplicación bélica de la ciencia nuclear. Como trabajo previo se hizo un esfuerzo importante en Es- paña en cuanto al seguimiento de la contaminación
2 Barca (2002) establece también una etapa diferenciada a partir de 1958, con la puesta en servicio del reactor JEN-1, y antes considera dos fases de esta primera etapa, la de los proyectos (1951-1955) y la de las realizaciones (1955-1958).
radiactiva debida a las pruebas nucleares en la atmós- fera y todo lo relacionado con el Tratado de No Prolife- ración Nuclear, que se  rmaría en 1968, tratado al que no se adhirió España hasta 1987. Todo este tema no se va a tratar aquí, ya que los primeros estudios teóricos comenzaron en 1963. algo similar ocurre con los ini- cios de la industria nuclear española, que se produje- ron a principios de los años 1960.
Como se ha indicado, el contenido principal de esta obra es ya conocido y ha sido tratado con bastante profundidad por otros historiadores, por lo que se ha procurado aportar alguna novedad, especialmente en el periodo anterior a la JEN. De esta forma se propor- ciona un enfoque diferente al de la literatura reciente (que abunda en monografías, tesis doctorales y artícu- los especializados en historia de la ciencia). así, se ha querido destacar tanto los protagonismos individua- les como los colectivos correspondientes a los dife- rentes grupos de trabajo, repasando, aunque sea bre- vemente, las principales contribuciones cientí cas y técnicas de dichos protagonistas y las líneas de trabajo de los grupos asociados. Para ello se ha dado prioridad a los trabajos originales, analizando las publicaciones cientí cas asociadas de esos años (artículos en revis- tas especializadas, monografías, tesis doctorales y pa- tentes) y por supuesto a los documentos de archivos. Todos ellos conforman lo que se denomina fuentes primarias. En el caso de las revistas, por volumen de trabajos publicados, las dos principales son los Anales de la RSEFyQ y la revista de la JEN, Energía Nuclear. una fuente imprescindible son los informes internos de la JEN, que incluían tanto trabajos cientí cos como mo- nografías.
Respecto al análisis de las publicaciones cientí cas de la época hay que recordar que el sistema de publica- ción de la ciencia forma parte del propio entramado de la misma, y es básico como producción de cono- cimientos, lo que vendría a ser el canal formal de la comunicación cientí ca. Por supuesto también los canales informales forman parte de dicho proceso, pero es en el análisis de la producción escrita donde se deben basar principalmente los resultados de un
13


























































































   13   14   15   16   17