Page 18 - Inicio Ciencia Nuclear
P. 18

16
Agradecimientos
Agradezco la oportunidad ofrecida por la Sociedad Nuclear Española al encargarme la elaboración de esta obra. En especial quiero destacar a Alfonso de la Torre por su amabilidad y paciencia con las múltiples consultas realizadas, Agustín Alonso, Leopoldo Antolín y Luis Palacios por sus comentarios y su detallada revisión del texto, y por lo que he aprendido con ellos.
También a los historiadores Néstor Herran, Xavier Roqué y Ana Romero por su ayuda en partes concretas al proporcionarme información muy útil, y a Agustín Ceba por sus instructivos comentarios sobre algunos aspectos del capítulo quinto, tema en el que es un especialista.
A los responsables de la biblioteca del CIEMAT por su amabilidad y buen hacer, también por su paciencia y
haberme atendido tan bien en las muchas peticiones realizadas. Igualmente a los miembros de la Unidad de Comunicaciones y Relaciones Públicas del CIEMAT, y al personal investigador y de operación del acelerador Van de Graaff. También a David Burgos, apasionado trabajador del mismo centro, quien me enseñó equipos antiguos de la JEN, que ha restaurado y mantiene en funcionamiento con objetivo didáctico.
A Esteban Moreno, del CSIC, por facilitarme la información del Museo Virtual del CSIC y por realizar una labor tan necesaria como es la preservación y difusión del patrimonio histórico-tecnológico.
A todo el personal del Archivo General de la Administración, por su profesionalidad, e cacia y amabilidad. En especial a Daniel Gozalbo Gimeno, jefe de la sala de investigadores, que no deja de sorprenderme con su dominio de los casi in nitos fondos.
Igualmente a los responsables del Archivo Histórico de la Universidad Complutense de Madrid, el Archivo Provincial de Ávila y la Biblioteca Pública de la misma ciudad, las secretarias de la Real Sociedad Española de Física, los responsables del Archivo del IFIC (Instituto de Física Corpuscular) en Valencia y el Archivo Histórico de la Universidad de Valencia, del Archivo de la Universidad de Navarra y de la Biblioteca Hispánica, y en general a los de tantas bibliotecas y archivos consultados.
De especial relevancia ha sido la ayuda recibida de José Luis Hernando, profesor de la Escuela Politécnica de Belmez (Universidad de Córdoba) en lo referente al Archivo del Seminario Carbonell, por lo que también le estoy muy agradecido.
En cuanto a archivos privados agradezco la amabilidad y generosidad de Javier Otero de Navascués, el hijo menor de José María Otero Navascués, por permitirme entrar en su casa para consultar el fondo personal de su padre.
También tengo que agradecer a Inmaculada Alva la información proporcionada sobre Piedad de la Cierva.
Igualmente a José Ramón Iglesia por su revisión del texto y a Macario Polo por su ayuda con las consultas lingüísticas.
Por supuesto, a Diego Soler, Cristina Soler, María Soler y Marta Polo por sus ánimos y apoyo.
Por último, y aunque ellos no sepan que han aportado su granito de arena a este libro, a los profesionales de Radio 3 y Radio Clásica (para los que ya tenemos una edad, más conocida por la antigua Radio 2) por su compañía, lo que además me ha permitido seguir aprendiendo sobre música.
SOCIEDAD NUCLEAR ESPAÑOLA



















































































   16   17   18   19   20