Page 25 - Inicio Ciencia Nuclear
P. 25

tuvieron que exiliarse ni sufrieron depuración, espe- cialmente en ciencia experimental en torno a la crea- ción del CSIC, que heredó las infraestructuras de la JaE. Pero a nivel institucional, en cuanto plani cación y política cientí ca, el CSIC también supuso una rup- tura importante con la JaE \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Gómez y Canales, 2015\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\]. Esta se dio de forma dramática en la universidad, que a su vez también afectó a algunas rupturas individua- les importantes entre la JaE y el CSIC. la historiogra- fía reciente se ha centrado más en las rupturas que en las continuidades, especialmente en la universi- dad. Buena prueba de ello son las obras colectivas coordinadas por el historiador de la ciencia luis E. Otero Carvajal: La destrucción de la ciencia en España y La Universidad Nacional Católica, la reacción antimo- derna \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Otero Carvajal, 2006, 2014\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\]6. De los títulos se podría deducir un sesgo ideológico, pero el conteni- do se basa en un abrumador trabajo de fuentes pri- marias que los justi can.
Varios hechos caracterizan la ciencia del primer fran- quismo: la prioridad por lo aplicado y la ausencia de la investigación en la universidad. El primer aspecto fue precisamente consecuencia de la economía au- tárquica que implicó una fuerte institucionalización de la investigación en ciencia aplicada con la asigna- ción mayoritaria de recursos  nancieros, donde ade- más, se buscaba prioritariamente la aplicación en el campo industrial y militar 7.
Evidentemente la autarquía estaba directamente re- lacionada con el aislamiento internacional de España hasta 1950, aislamiento que también afectó de for- ma severa al frágil sistema cientí co. En 1945 no se admitió la entrada de España en la ONu, pero poco a poco este aislamiento fue disminuyendo, en lo que in uyó también la geoestrategia en torno al uranio español, como veremos en el capítulo tercero. Poste-
6 Para el caso concreto de la física véase Valera y lópez (2001).
7 Para estos aspectos se han seguido: Sanz Menéndez (1997, p.152 y ss.); lópez García (1994, p.176-183); Herran y Roqué (2012, p. 95 y ss.).
riormente, ante los problemas derivados de la Guerra Fría empezaron aproximadamente desde 1947 los contactos con los países democráticos. Esto culminó en 1951 con el ingreso de España en algunas orga- nizaciones adscritas a la ONu, como la FaO y la OMS, los posteriores acuerdos bilaterales de 1953 entre Es- paña y Estados unidos, cruciales en nuestra historia en torno a la energía nuclear por el apoyo económico posterior, y la incorporación a la ONu en 1955.
El asunto de las relaciones internacionales de los cientí cos españoles también se puede analizar des- de el paraguas de las rupturas y continuidades ante- riormente citadas. El aislamiento internacional en lo tocante a la ciencia española fue disminuyendo pau- latinamente, además de por los acuerdos políticos anteriormente citados, entre otros aspectos gracias a la labor de la JEN y en concreto de su presidente, José María Otero. De todas formas, en otros ámbitos de la ciencia el aislamiento siguió latente bastante más tiempo, en especial en lo relacionado con la ciencia básica. El comienzo del  n del aislamiento cientí co en el franquismo se asentó en gran parte en las rela- ciones provechosas que se establecieron en el perio- do de la Edad de Plata, que se caracterizó, entre otros muchos aspectos, por el proceso de internacionali- zación de la ciencia española, gracias al sistema de becas para estudios en el extranjero. Precisamente Otero tomó contacto en los inicios del desarrollo nu- clear español con aquellos con los que había estable- cido relaciones internacionales muy fructíferas antes de la Guerra Civil. Y el prestigio internacional de Ote- ro como cientí co competente lo consiguió también con el sistema de becas institucionalizado por la JaE. Por lo tanto, este aspecto también indica un proce- so de continuidad, aunque con un salto de casi diez años, lo que a su vez es de ruptura.
Otro proceso importante de ruptura, que en prin- cipio podría considerase menor, pero que no lo es, fue el de la situación de las mujeres cientí cas en la dictadura franquista, en comparación con el periodo de la Edad de Plata. uno de los indudables logros de los años anteriores fue la paulatina incorporación de
23


























































































   23   24   25   26   27