Page 31 - Inicio Ciencia Nuclear
P. 31

pecto puramente instrumental, como conjunto de prácticas, y en cuanto a la creación de unos grupos estables que dominaban dichas prácticas, sí considero que la espectroscopia y la radiactividad pueden consi- derarse, si no como antecedentes claros y menos en el ámbito puramente cientí co, sí como facilitadores de la introducción posterior de las técnicas nucleares. En el caso de la radiactividad en España, el predomi- nio ya citado de una corriente contraria a la hipótesis de la desintegración nuclear como explicativa del fe- nómeno limitó las posibilidades de desarrollo de esta disciplina. además, en los años 1920 se usaban para las medidas electroscopios y no los contadores Geiger que se generalizaron en nuestro país desde 1950, pero en cuanto a interpretación de resultados los principios eran similares. En cuanto a la espectroscopia ya se ha señalado que esta técnica es especí ca del ámbito atómico, y no del nuclear. Pero en los programas nu- cleares se utilizaba mucho la espectroscopia atómica y molecular para los procesos químicos y metalúrgicos, fundamentales en la tecnología nuclear, por ejemplo en todo lo relacionado con el blindaje de los reactores.
Volviendo con el desarrollo de la espectroscopia en España, esta empezó de forma organizada en 1912 con la creación de la Sección de Espectroscopia Quí- mica del laboratorio de Investigaciones Físicas, a cargo del catedrático de análisis Químico angel del Campo (1881-1944). Del Campo fue el encargado de dirigir la carrera cientí ca de un joven licenciado en química, Miguel Catalán Sañudo (1894-1957) que tendría un impacto trascendental en el desarrollo de la espec- troscopia, tanto en España como en el mundo14.
uno de los descubrimientos fundamentales en el de- sarrollo de la teoría cuántica fue el de los multipletes en 1922 por parte de Catalán, nombre que le puso el propio físico español \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Catalán, 1922a, 1922b\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\]. Supuso la con rmación experimental de la idea de los núme- ros cuánticos internos introducida por arnold Som-
14 Para la carrera cientí ca de Catalán véase Sánchez Ron (1994).
merfeld, permitió avanzar en la interpretación de la estructura electrónica de los átomos y en concreto en justi car correctamente la aparición de espectros complejos, justi cación que se escapaba entonces de una explicación convincente. En de nitiva, estas con- tribuciones in uyeron en la creación de una importan- te tradición espectroscopista en España que tuvo su continuidad tras a la Guerra Civil. Precisamente cuan- do hablábamos en el capítulo anterior de las continui- dades y rupturas, las primeras pueden predominar sobre las segundas en determinados temas si se han creado escuelas estables en torno a los mismos. El he- cho es que aunque Catalán fue depurado, muchos dis- cípulos suyos que no lo fueron pudieron continuar su labor. Por último, también es interesante señalar que sus aportaciones le permitieron tener una interesante relación cientí ca con Sommerfeld, lo que facilitaba las conexiones internacionales, especialmente nece- sarias tras un proceso de ruptura como el de la Guerra. además, antes de que Catalán recuperara su cátedra y se reincorporara o cialmente a la labor investigadora para volver a dirigir la sección de espectroscopia del CSIC, asesoró directamente a varios espectroscopis- tas, como por ejemplo Piedad de la Cierva.
Otro aspecto interesante, y parecido al de Catalán en cuanto a crear escuelas estables y facilitar la conexión internacional que tendría su in uencia positiva en el posterior desarrollo nuclear español, fue el de la di- fracción y espectroscopia de rayos X para estudio de estructuras cristalinas, línea que protagonizó princi- palmente el físico Julio Palacios (1891-1970). El inte- rés reside, no tanto por suponer antecedentes de lo nuclear, aunque veremos que las técnicas de rayos X se utilizaron bastante en química nuclear ya en los años 1950, sino por la relación que estableció Palacios con el físico suizo Paul Scherrer (1890-1969), ya que ambos colaboraron en trabajos sobre estructuras cris- talinas en 1928. a partir de 1930, Scherrer se especiali- zaría en física nuclear. En 1932, en la inauguración del Instituto Nacional de Física y Química se contó con la presencia, entre otros, de Scherrer, Pierre Weiss y ar- nold Sommerfeld. Scherrer fue determinante en los
29




























































































   29   30   31   32   33