Page 33 - Inicio Ciencia Nuclear
P. 33

ahora bien, tal como demuestra el historiador Néstor Herran \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[2008\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\], la labor de Muñoz y sus colaboradores se vio marginada y no tuvo especial trascendencia. El motivo principal es porque estaba en contra de la corriente dominante en Europa respecto a la interpre- tación de la radiactividad como fenómeno producido por la desintegración del núcleo atómico, como pos- teriormente se corroboraría. Inicialmente la idea de Muñoz era que la radiactividad era producto de rayos que vienen del exterior de los compuestos radiactivos y rebotan en los mecanismos moleculares de dichos compuestos. Posteriormente plantearía alternativas a su hipótesis inicial, el problema es que no se basa- ban en pruebas experimentales, y ni siquiera, aunque no las realizara él mismo, planteaba posibles pruebas que pudieran con rmar o refutar sus hipótesis \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Mu- ñoz del Castillo, 1903, 1904a, 1904c, 1909b\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\]. En de-  nitiva, estos trabajos sobre radiactividad en realidad eran puramente fenoménicos, y las hipótesis teóricas poco acertadas, en una interpretación lejana de los hechos nucleares. Por este motivo no tratamos aquí exhaustivamente la producción española al respecto. ahora bien, desde el Boletín de Radiactividad, que era el órgano de expresión del Instituto, se dio voz, me- diante traducciones al español de trabajos publicados en terceros países, a  guras internacionales contrarias a las hipótesis de Muñoz del Castillo. los casos más signi cativos fueron los de Rutherford y Pierre Curie \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Rutherford y Royds, 1909; Curie y Debierne, 1909\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\]. También fue interesante una contribución de José Ro- dríguez Carracido (1856-1928) en 1904, fecha tempra- na ya que todavía se estaba a nivel internacional asen- tando la interpretación correcta de la radiactividad. Planteaba la hipótesis, al producirse la radiactividad en los elementos de peso atómico más elevado, que aquella debía ser algún fenómeno intraatómico, como permutaciones internas de los constituyentes atómi- cos, y no producto de una interacción proveniente del exterior de los átomos \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Rodríguez Carracido, 1904\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\]. Carracido, farmacéutico de formación, era catedrático de Química Orgánica y se le considera uno de los pio- neros de la bioquímica en España.
El aspecto más interesante de la producción de Mu- ñoz y sus ayudantes, y que tuvo mayor relevancia en los estudios posteriores sobre minerales radiactivos y prospección de los mismos, fue el exhaustivo aná- lisis de muestras de minerales radiactivos de diferen- tes zonas de España, lo que permitió elaborar mapas parciales de radiactividad. así concluyó un mapa de aguas radiactivas \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Muñoz del Castillo, 1909a\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\], pero para nuestro objetivo tienen más interés las muestras de minerales uraníferos de zonas concretas, entre otras, varias en el Sistema Central y zonas de Grana- da, almería, Córdoba y Salamanca \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Muñoz del Castillo, 1904c\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\]. Publicó entre 1904 y 1905 más de 20 trabajos sobre muestras de diferentes zonas de España, pero no sistematizó todo este extenso trabajo en un mapa global de minerales radiactivos, aunque todos ellos en conjunto se puede decir que lo conforman15. En reali- dad, Muñoz no consiguió detectar ningún yacimiento importante, pero la elaboración de mapas geológicos parciales de zonas radiactivas, mediante localización de las mismas y análisis de muestras, ayudó posterior- mente al trabajo de localización y prospecciones futu- ras. además, otros colaboradores de Muñoz profun- dizaron en el análisis de muestras uraníferas, dando continuidad así a la labor iniciada, lo que favorecería el asentamiento de un grupo organizado en torno a la radiactividad \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Gil Bermejo, 1919, 1923b; Díaz de Rada, 1923\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\].
Con la jubilación de Muñoz en 1920 empezó paula- tinamente el declive del Instituto, pero más por la ausencia del apoyo político y económico conseguido por su director gracias a sus in uyentes relaciones, que por un tema puramente cientí co. le sustituyó Faustino Díaz de Rada, doctor en química con una tesis sobre radiactividad y análisis químico \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Díaz de Rada, 1906\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\] quien reorientó las aportaciones en el análisis de aguas radiactivas (más como una actividad
15 En las referencias primarias, indicadas en el anexo de este capítulo, se muestra una selección de algunas como ejemplo representativo.
31






























































































   31   32   33   34   35