Page 34 - Inicio Ciencia Nuclear
P. 34

32
instrumental rutinaria que de investigación innovado- ra) y en divulgación de novedades del exterior, ahora ya sí en la línea con el paradigma aceptado de la comu- nidad cientí ca. El propio Díaz de la Rada se encargó de presentar la teoría de la desintegración radiactiva en una línea opuesta a la de su antecesor \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Díaz de la Rada, 1925\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\].
En este sentido, resulta muy interesante la estancia anterior del farmacéutico húngaro Belá Szilard (1884- 1926)16 en España entre 1916 y 1919, donde trabajó sobre radiactividad según la interpretación aceptada por la comunidad cientí ca internacional. Szilard era un químico húngaro licenciado en farmacia que traba- jó en París en los laboratorios Curie. Fundó en Francia una empresa dedicada a construcción de aparatos de medidas radiactivas. al comenzar la Primera Guerra Mundial, ante los problemas de su empresa, decide instalarse en España, primero en Barcelona donde im- partió una serie de conferencias sobre radiactividad. Muñoz del Castillo le ofreció un puesto en el Institu- to de Radiactividad, que se le concedió después de que Castillejo, el secretario de la JaE, consultara a Blas Cabrera, quien opinó favorablemente para su incor- poración porque consideraba que daría prestigio al Instituto, con cuyas directrices no coincidía17. Szilard permaneció en el Instituto de Radiactividad desde principios de 1917 hasta 1920, cuando regresó a París. En España trabajó en algunas consideraciones teóricas sobre propiedades de determinadas radiaciones \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Szi- lard, 1917a, 1917b, 1918\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\], pero su principal aportación fue el diseño y construcción de varios electrómetros, alguno portátil, y su posterior calibración y pruebas para su correcto funcionamiento. Esto fue determi- nante para que se siguiera trabajando en el Instituto de Radiactividad sobre construcción de equipos de
16 No confundir, como le ha ocurrido en su momento al autor de estas líneas, con leo Szilard, uno de los protagonistas del Proyecto Manhattan.
17 Cartas entre Castillejo y Cabrera, noviembre 1916, archivos de la JaE (citadas en Herran, 2008, p. 166).
medida, consideraciones teóricas sobre los mismos y procedimientos de medida \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Díaz de Rada, 1918; Imaz, 1920, 1929; Gil Bermejo, 1923a\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\].
Respecto al posicionamiento sobre la radiactividad, es interesante recordar el de Blas Cabrera, que entró en debate en defensa de la interpretación basada en la desintegración de los núcleos atómicos. así, en una de las sesiones de la RSEFyQ, Cabrera hizo un comentario en este sentido a la exposición de Muñoz del Castillo de unos de sus trabajos18.
Cabrera trabajó en hipótesis teóricas sobre la genera- ción de los elementos químicos, donde jugaba un pa- pel fundamental la desintegración atómica. Pero ade- más incidía en la importancia del uso de las partículas α para determinar la naturaleza del núcleo atómico y los procesos de desintegración nuclear, particularizando el estudio en núcleos ligeros intermedios y pesados. Planteó como un problema abierto del momento la explicación del fenómeno que debía dar cuenta de la generación de elementos pesados, explicación que se debía basar en conocer cómo se producían las reaccio- nes nucleares \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Cabrera, 1928\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\].
Por último, a pesar de que el Instituto de Radiactivi- dad no tuvo una in uencia determinante en España en cuanto a la orientación de una investigación homolo- gable internacionalmente, como sí lo tuvieron los cen- tros de la JaE, el hecho de que durante un tiempo tu- viera una razonable  nanciación económica, permitió equipar al centro con instrumentación más que acep- table, y formar una escuela estable de cientí cos en torno a esta disciplina. Esto ayudó a que la institucio- nalización de la radiactividad se prolongará después de la Guerra Civil, al integrase en el Instituto Nacional de Geofísica que a su vez dependía del CSIC, donde, como veremos en el capítulo siguiente, se realizaron algunas aportaciones interesantes en temas de radiac- tividad ya directamente relacionados con las ciencias
18 Sesión del 21 de septiembre de 1903 de la RSEFyQ, Anales RSEFyQ, 1903, p 175-177.
SOCIEDAD NUCLEAR ESPAÑOLA
























































































   32   33   34   35   36