Page 45 - Inicio Ciencia Nuclear
P. 45

agrupando a varias compañías mineras españolas. HISMa no solo adquirió minas, también fundó com- pañías comerciales para facilitar la explotación del ne- gocio. además, bastantes geólogos alemanes hicieron prospecciones en España con el  n de determinar la riqueza mineral del suelo español. Todo este proceso generó tensiones en las relaciones hispano-alemanas, lo que llevó al Gobierno de Burgos a proteger la sobe- ranía española sobre las explotaciones mineras para preparar una nueva ley de minas, en la que la conce- sión debería ser propiedad española aunque se permi- tiera la participación de capital extranjero27.
una anécdota curiosa, que indica cómo el gobierno de Franco jugaba a dos aguas, con los alemanes y los alia- dos, en función de la marcha de la guerra mundial, es que en marzo de 1942, para preparar el plan de revalo- rización del suelo español se justi caba el mismo por los siguientes motivos:
la necesidad imperiosa de reorganizar nuestros ser- vicios mineros y dedicar una mayor atención al estu- dio y revalorización de nuestro subsuelo, que encierra grandes riquezas, depositadas a veces en manos de extranjeros como sucede con las minas de Riotinto que vendió el Estado Español en 1873 a la Sociedad inglesa “Matheron y Cia”28.
En de nitiva se hacía referencia al caso de las minas de Riotinto propiedad de los ingleses, pero ninguna a las propiedades alemanas. Sin duda se ocultaba la parti- cipación alemana en la minería española. El gobierno español estaba especialmente molesto con los casos de las minas de Rio Tinto y de la Compañía Telefónica en manos de la americana ITT, a quien el ministro es- pañol de asuntos Exteriores denominaba el “Gibraltar económico” y equiparaba el monopolio norteamerica-
27 Toda esta información se ha sintetizado de Sánchez asiaín (2014, p. 847-861) y de Juárez Camacho (2016).
28 Nota para el excmo. Sr. Subsecretario de la Presidencia, sobre un futuro plan de revalorización del subsuelo español”, 6 marzo 1942, aGa Presidencia del Gobierno 59 Top 31/12 expediente 114/14.1.
no en la telefonía con el control inglés de Río Tinto \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Tu- sell, 1995, p. 175 y 669\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\]. Pero con el tiempo, a pesar de que en ese momento la dictadura se postulaba a favor del Eje, también fue considerando que los intereses alemanes en el sector minero violaban la soberanía es- pañola, a lo que se añadió el paulatino posicionamien- to del régimen en favor de los aliados. Esta fue una de las claves en la elaboración de la nueva ley de minas del 19 de julio de 1944, que ya se venía preparando desde el plan de revalorización anteriormente citado y que tiene una especial trascendencia para nuestra historia29. aunque dicha ley no citaba nada concreto sobre reservas de uranio, fue la base legal en la que se sustentaron las autoridades para plantearse, a partir de 1945, intervenir las explotaciones de uranio, beri- lio, radio y torio, aspecto que se analiza en el capítulo dedicado a la JIa.
Volviendo a los intereses alemanes en los minerales del territorio español, estos se centraron en el wol- framio, hierro, cobre, plomo, estaño, cinc, cobalto y níquel. Que sepamos, no hay constancia documental de los intentos de la alemania nazi para localizar y ex- plotar minas de uranio en España. ahora bien, sí la hay de un testimonio oral sobre dicho intento, totalmente  able como veremos, y que ha salido a la luz recien- temente. Es el del ingeniero técnico de minas José Galán, discípulo de antonio Carbonell. Galán recuerda una entrevista en octubre de 1941 entre Carbonell y un industrial alemán en nombre de una empresa de- nominada Radio Alemán, en la que el segundo le pro- puso a Carbonell que un laboratorio alemán participara en las investigaciones sobre minerales radiactivos, a lo que se negó el ingeniero cordobés. Igual que se negó a lo mismo con ofertas provenientes de otros países procedentes de Estados unidos, Italia, Inglaterra y la Francia del Gobierno de Vichy. El representante ale-
29 Nueva ley de Minas 19 julio 1944, BOE 204, 22-7-1944, p. 5590. Orden de 4 octubre de 1945 en la que reservan a favor del Estado, con carácter provisional los diferentes yacimientos de uranio (BOE n.o 278, 5-10-1945, p. 2133).
43

























































































   43   44   45   46   47