Page 51 - Inicio Ciencia Nuclear
P. 51

se venían usando radioisótopos para uso médico, cuya gestión corrió a cargo de la Sociedad Española de Elec- trología y Radiología Médicas. En concreto dos médi- cos, Carlos Gil y Gil (1896-1975) y Carlos Blanco Soler (1894-1962) gestionaron las primeras importaciones de material radiactivo con  nalidad médica. a los dos se les considera pioneros de la medicina nuclear en España.
Carlos Gil fue nombrado en 1941 catedrático de Elec- trología y Radiología de la Facultad de Medicina de Ma- drid, posteriormente ocuparía la Cátedra de Terapéu- tica Física. En 1926 realizó estudios en alemania sobre radioterapia, con una beca de la JaE, convirtiéndose en uno de los especialistas de la materia en España, lo que le llevaría a ser nombrado en 1930 Jefe de Ra- diología del Instituto Nacional del Cáncer \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Pérez Peña, 2005\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\]. En 1932 escribió un completo manual de radio- terapia y también colaboró posteriormente con el ING para difundir en la Revista de Geofísica algún artículo cientí co sobre el uso clínico del radio \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Gil y Gil, 1932, 1945\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\].
Carlos Blanco fue discípulo de Santiago Ramón y Cajal, después de realizar el doctorado en medicina se licen- ció en química, especializándose posteriormente en endocrinología38. Fue Director del laboratorio de Me- dicina Experimental en el Hospital Central de la Cruz Roja de Madrid. Trabajó sobre la radioterapia aplicada al páncreas para el tratamiento de la diabetes, y con carácter más global sobre el uso de los radioisótopos en la terapia clínica \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Blanco Soler, 1946, 1953\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\].
Otro protagonista fue Juan de Dios leal luna, licen- ciado en ciencias naturales (actualmente se denomi- na biología), fue en los años 1940 el responsable de la Subsección de Radiobiología del ING. Se especializó en el análisis de la in uencia de la radiactividad sobre bac- terias, otros seres unicelulares y pequeños animales como gusanos, embriones y muestras de tejidos bio- lógicos \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[leal luna, 1944, 1945, 1946\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\]. También hizo
38 El Diario Vasco, 31 octubre 1962.
una importante labor de divulgación avanzada sobre radiobiología \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[leal luna, 1943, 1948, 1949\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\].
Otros colaboradores del ING fueron dos médicos: el especialista en hidrología médica José San Román Ro- ger, quien divulgó las novedades en torno a las apli- caciones de la radiactividad en medicina \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[San Román, 1945, 1946, 1948\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\]; y José W. Otte que trabajaría en temas de protección radiológica \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Otte, 1949\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\]. Tanto Otte como Blanco posteriormente colaboraron con la JEN, aunque no ingresaron como empleados, para im- partir cursos de física nuclear aplicados a la medicina.
Por último, una curiosidad. El laboratorio de Radiacti- vidad del ING ofrecía una serie de servicios, con su ta- rifa correspondiente, sobre reconocimiento radiactivo de muestras minerales, mediciones de posible radiac- tividad de cualquier tipo de objeto, análisis de propie- dades físicas y químicas de aguas y otros estudios es- peciales relacionados con fenómenos radiactivos, que podían incluir desplazamientos externos39.
3.3 Los físicos y químicos entran
en escena
Como se ha indicado, el eco de la bomba atómica hizo re exionar a la comunidad cientí ca española. así, a  nales de 1946 se creó una comisión sobre física aplicada en el CSIC, dirigida por Otero Navas- cués, para establecer los principales temas de la dis- ciplina que tenían un especial interés nacional. Esta comisión elaboró un dictamen el 30 de enero 1947 concluyendo que los tres principales asuntos que se deberían abordar eran los proyectiles autopropulsa- dos, la electrónica y la física nuclear. En realidad esta información la conocemos por un informe elaborado por Otero el 11 de julio de 1949 sobre las actividades de la JIa, en el cual se indicaba que en los dos prime- ros temas había un cierto germen de actividades an-
39 Estos anuncios se repetían en todos los números, por ejemplo Redacción Revista de Geofísica (1945).
49






















































































   49   50   51   52   53