Page 52 - Inicio Ciencia Nuclear
P. 52

50
teriores, aunque escasas, pero que de la última, la fí- sica nuclear, se carecía totalmente de antecedentes40.
Ciertamente, la conclusión de Otero era acertada des- de un punto de vista global, pero con alguna excep- ción, la más clara el caso de Piedad de la Cierva. Por otra parte hemos visto cómo algunas funciones del IGME y del ING, realizadas antes de 1946, sí estaban relacionadas con la físico-química nuclear. Ya des- pués de 1946, también hubo entre los físicos algunas aproximaciones, pero más bien en cuanto a presen- tar novedades en cuestiones de física nuclear, todas procedentes del exterior, aunque fueran presenta- ciones que implicaban un buen conocimiento de la materia. En cambio entre los químicos, sí se produje- ron trabajos más cientí cos, como veremos, incluso con resultados interesantes, en especial en el uso de trazadores radiactivos.
Volviendo sobre las conclusiones de la comisión de fí- sica aplicada, parece lógico pensar que Otero conocía realmente los trabajos de Piedad de la Cierva y algunos del laboratorio de Radiactividad y del IGME sobre téc- nicas asociadas al uranio. Pero quiso dar la impresión que la JIa empezaba desde cero. Es cierto que desde el punto de vista de establecimiento de grupos esta- bles, especialmente en el ámbito de la física, se puede considerar que se partía desde cero, pero con matices, como vamos a ver.
aunque Otero hace referencia a 1946, sus palabras son de 1949. Y poco después, el 17 de octubre de 1949, el Subsecretario de Presidencia del Gobierno, luis Ca- rrero Blanco, de quien dependía en de nitiva la JIa en cuanto a relaciones institucionales, enviaba al Secre- tario General del CSIC una nota en la que se ordenaba que cualquier actividad relacionada con lo nuclear te- nía que autorizarlo él previamente (y en nota adicional se hacía referencia al Instituto Nacional de Geofísica, el Instituto de Física-Química “Rocasolano”, el de mate- rial cientí co “Instituto Torres Quevedo” y el Instituto
40 Otero Navascués, “Memoria de la JIa”, 11-7-1949, aGa PG 83 Top 31/12, expediente 139/5.
Nacional de Electrónica). Posteriormente, Otero infra- valoró algunos de los trabajos desarrollados en estas instituciones, como veremos en el capítulo siguiente. Por la especial transcendencia de este documento lo transcribimos íntegramente41:
A los efectos previstos en Decreto reservado de esta Presidencia de 6-9-48, pongo en conocimiento de V.E. que ineludiblemente deben noti carse a esta Presi- dencia cuantos trabajos se realicen o tenga en pro- grama por ese Consejo Superior de Investigaciones Cientí cas sobre los apartados siguientes:
1. Prospección de minerales radioactivos
2. Análisis, ensayo y valoración de los mismos
3. Puri cación de elementos radioactivos y de sus compuestos
4. Adquisición e instrumentos para la prospección y el estudio de minerales radioactivos, singularmente contadores Geiger-Muller de tipo  jo y portátil (gam- mascopios), contadores de destello y equipo análogo
5. Estudios y ensayos sobre radioisótopos, y adquisi- ción de los mismos
6. Estudios sobre aceleradores de partículas, de cual- quier clase que sean; aceleradores lineales, electros- táticos, ciclotrones, sincrotrones y análogos
7. Estudios teóricos y experimentales sobre reactores, reacciones nucleares y separación de isótopos.
Por otra parte, antes de establecer contacto con ele- mentos extranjeros sobre todos los puntos relaciona- dos arriba, deberán obtener una autorización escrita de esta Presidencia, debiendo dar cuenta al mismo tiempo de todos los que actualmente tenga estable- cido ese Consejo bien directamente o a través de cual- quier colaborador, ingeniero o empleado que trabaje en el mismo
Fdo El Subsecretario, 17 octubre 1949
41 aGa Presidencia del Gobierno, 59 Top 31/12, expediente 114/14.13.
SOCIEDAD NUCLEAR ESPAÑOLA
















































































   50   51   52   53   54