Page 82 - Inicio Ciencia Nuclear
P. 82

80
nuclear litio-berilio, li7 (d, p) Be8, poniéndose de ma- ni esto unos niveles de excitación del Be8 previamen- te no identi cados \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Catalá, aguilar y Busquets, 1953\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\]. Este trabajo tuvo un cierto impacto internacional, “lo que dio lugar a una lluvia de peticiones, desde Belgrado a Melbourne e inmediatamente una polémica” \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Catalá, 1957, p. 17\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\], resuelta cuando un grupo investigador del Politécnico de Zúrich repitió un experimento similar con rmando los datos del grupo español. Es importan- te señalar que las controversias cientí cas son uno de los aspectos más interesantes de la actividad cientí ca, ya que es uno de los factores que permiten el avance de la ciencia, mediante la repetición de experimentos y cálculos, así como la contrastación de resultados, lo que a su vez incide en el conocimiento a nivel internacio- nal de los investigadores protagonistas de las mismas. El estudio de esta reacción se prolongó con el análisis de las distribuciones angulares de los neutrones pro- ducidos en la misma, y cuyos resultados aparecieron en la revista italiana Nuovo Cimento \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Catalá et. al., 1957\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\], lo que, junto con el estudio de la  sión ternaria del uranio, vino a asentar de nitivamente el prestigio internacional del grupo valenciano.
En efecto, la comprobación de la  sión terciaria114 del uranio era especialmente compleja porque dicho fenómeno se producía en un 3 por 1000 en relación con la  sión ordinaria. así surgió la idea de usar una nueva técnica, insertando hilos de seda con sales de uranio, técnica que ya hemos comentado anterior- mente, para facilitar tanto las  siones como la com- probación posterior de las correspondientes trazas. De esta forma se pudo analizar la  sión del uranio \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Catalá, Casanova, Cuadra, 1956\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\], su radiactividad \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Catalá y Casanova, 1958\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\], así como el caso de la  - sión ternaria, que los autores españoles denomina- ban entonces tri sión. los datos sobre la “tri sión” del uranio aparecieron publicados en Nature en 1959, lo que culminó la consolidación internacional del grupo \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[Catalá, Casanova y Domingo, 1959\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\]115.
Volviendo a los estudios sobre la reacción litio-berilo, tanto en la tesis doctoral de aguilar como en la de Font se sintetizaron muchos de los resultados obtenidos, profundizando aguilar en el espectro energético de los neutrones producidos por dicha reacción y Font en las distribuciones angulares de los mismos \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\[aguilar, 1954; Font, 1957\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\].
Imagen 5.3 Fotografía correspondiente a una emulsión nuclear con trazas asociadas a partículas y debidas a interacciones nucleares. Tesis Doctoral de Eugenio Villar, 1957. Fuente: Archivo IFIC.
114 actualmente se utiliza el término  sión ternaria, pero entonces los autores usaban terciaria.
115 Este último, aunque es de 1959, lo hemos incluido porque se desarrolló durante 1958 y por publicarse en Nature.
SOCIEDAD NUCLEAR ESPAÑOLA



























































































   80   81   82   83   84